Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

17 de septiembre de 2016

EJERCICIOS PARA TRABAJAR LA CONDUCTA


TRABAJAMOS LA CONDUCTA

Cuando lo padres se dirigen al especialista por problemas de conducta normalmente son niños con conducta impulsiva, que no regulan bien las emociones, reaccionando de un modo automático e impulsivo ante una situación y que en general no es la respuesta más adecuada, originando problemas de convivencia tanto en casa como en la escuela.

Para  aprender a mantener el autocontrol, hay diferentes técnicas para trabajar.

El autocontrol nos proporciona sensación de control interno,  es la capacidad de modular y controlar las propias acciones en una forma apropiada a la edad.

Una persona se comporta de manera autocontrolada cuando es capaz de responder decidiendo, eligiendo su respuesta adecuada ante una situación, en cambio la conducta impulsiva revela una carencia de respuesta intelectual, valorando la situación, y de decisión, orientada hacia las alternativas socialmente aceptadas.

A continuación os dejo una serie de actividades y material para trabajar el autocontrol.

Para desarrollar estas actividades debemos plantear a los niños los siguientes objetivos:

  • Aprender a mantener el autocontrol.
  • Reflexionar sobre situaciones que nos producen malestar y reconocer los sentimientos que las provocan para poder controlarlos.
  • Conocer las consecuencias de la alteración de la norma.
  • Buscar alternativas de conducta adaptativa.

Objetivos  a conseguir :

Identificar  las diferentes señales que el cuerpo nos da cuando nos empujan, nos cogen algo, nos acusan, no nos compran lo que queremos, no hemos acabado un trabajo, etc.

Si aprendemos a identificar esas señales, sabremos cuando deberemos implementar los trucos aprendidos para mantener la calma y relajarnos, pensando siempre en la consecuencia que pueda tener nuestra conducta.


La  técnica del semáforo para controlar la ira y el enfado.



Deben aprender que cuando no podemos controlar una emoción ,sentimos mucha rabia, queremos agredir a alguien, nos ponemos muy nerviosos. Entonces explotamos y aparece el conflicto.

Tenemos que pararnos como cuando un coche se encuentra con la luz roja del semáforo.

Después de detenerse, es el momento de pensar y darse cuenta del problema que se está planteando y de lo que se está sintiendo luz amarilla.

Y si uno se da tiempo de pensar pueden surgir alternativas o soluciones al conflicto o problema. Es la hora de elegir la mejor solución ,luz verde.





Le podemos dejar la imagen en un lugar visible para que la tengan en cuenta, a modo de recordatorio y así van interiorizando el proceso.


El volcán

Se trata de una técnica muy eficaz para mejorar el autocontrol, sobre todo en esos momentos en los que el niño parece estar a punto de explotar. En esencia, se trata de utilizar las imágenes para concienciar el comportamiento. De esta manera, el niño será capaz de detectar cuándo está a punto de comportarse de manera inadecuada y podrá detenerse a tiempo.
Para poner en práctica esta técnica, tendrás que pedirle que imagine su interior como si fuera un volcán que representa toda su fuerza y energía. Explícale que, como muchos otros volcanes, su volcán interior también se descontrola y entra en erupción, haciendo que explote todo lo que lleva dentro. La idea es que el niño aprenda a reconocer las señales de la ira y el enfado, asociándolas con la lava caliente y la erupción. De esta forma podrá detenerse antes de llegar al punto de no retorno.
Una vez el niño sea capaz de distinguir la ira, el enfado, la irritabilidad o la frustración, debes enseñarle estrategias para hacerle frente a la impulsividad. Existen estrategias muy simples, como respirar profundamente mientras se da órdenes internas del tipo “tranquilízate”. También puedes decirle que cuente hasta 10 o hasta 20, hasta que haya pasado el enfado. Otra alternativa consiste en alejarse de la situación que le está molestando, para recuperar la calma.

Ejemplo de Imagen para explicarles   la técnica :





9 de septiembre de 2016

FOMENTAR EN POSITIVO



Estamos a punto de empezar el nuevo curso escolar, los niños algunos nervios por conocer a los nuevos profesores, los padres con las ganas de que llegue la rutina una vez han vuelto al trabajo, y en algunos casos preparados para luchar con las dificultades que comporta tener un niño con alguna dificultad en el aprendizaje , para unos y para otros  RECORDAR que no hay nada más importantes que la motivación para aprender y para ello no hay que dejar de fomentar desde la positividad, aquí os dejo unas cuantas para que recordéis o incorporéis a vuestro discurso.



Frases para fomentar en positivo:
La competencia:
Mira lo que has conseguido. ¡Es fantástico!
Te está costando pero lo estás haciendo muy bien.
Parece que disfrutas mucho haciendo eso.
Te está saliendo muy bien. Sigue así.
Es cierto que puedes mejorarlo. Sigue practicando y lo conseguirás.
No me ha gustado lo que has hecho. Sé que lo puedes hacer mejor
Por supuesto que puedes mejorar. Todavía puedes dar más de ti.
La iniciativa:
Tu esfuerzo ha valido la pena.
Estoy seguro de tu talento. ¡Atrévete!
¡Mira lo lejos que has llegado!
Fíjate en el error e inténtalo de nuevo. Seguro que ahora es más fácil.
Me gustan tus ideas.
Seguro que encuentras una solución mejor.
Inténtalo, no importa si lo consigues o no. Todos nos equivocamos y así aprendemos.
La comunicación:
No opino lo mismo que tú pero te agradezco que me lo digas.
Dime cuál es tu opinión. Me interesa.
¿Qué te parece?
Esa es una buenísima observación. Gracias.
Esa pregunta es muy interesante.
Me gusta que me preguntes cosas.
Su identidad:
Me gusta cómo eres.
Te quiero, te quiero, te quiero.
Espero que estés orgulloso de ti mismo.
Me gustas cuando sonríes.
Me encanta tu compañía.
Me gusta ver en lo que te estás convirtiendo.
No te compares con nadie. No hay nadie como tú.
No podemos ser buenos en todo. Por eso tenemos nuestros talentos especiales.
Eres especial, no hay nadie como tú
La responsabilidad:
Sé que puedo confiar en ti.
Me has demostrado ser responsable.
Equivocarse es bueno. Te enseña a mejorar.
No te lo permito pero te quiero.
Toma una decisión. Confía en ti mismo
La colaboración:
Gracias por tu ayuda.
Lo que has hecho ha sido muy importante para mí.
Yo no lo habría hecho así pero así está perfecto.
Yo no lo veo de la misma manera. Dime por qué piensas de esta manera.
Tómate tu tiempo para hacerlo.
Seguro que entre los dos es más fácil.

Sé que te cuesta un gran esfuerzo por eso te lo agradezco más.




9 de enero de 2016

Me bloqueo en los exámenes



Frecuentemente encontramos en los boletines de calificaciones las notas del profesor  “ha de trabajar mas “las notas no se corresponden a su nivel de atención y preparación en el aula” y no en todos los casos se debe a una falta de trabajo y estudio.

En muchas ocasiones, estos bajos resultados no se corresponden a lo que el  niño sabe  y demuestra fuera de los exámenes. Algunos estudiantes no consiguen las notas que corresponderían a su nivel de preparación porque, a la hora de demostrarlo en los exámenes, sufre un bloqueo emocional e intelectual que le impide demostrar sus conocimientos sobre el papel que les dificulta seriamente poder resolver con éxito la tarea.

La manera en la que  los estudiantes se enfrentan  a ello esta relacionada con su autoestima y con la seguridad en sí mismo. Por lo tanto en la medida en que podamos influir en la educación del carácter y de la autoestima de nuestro hijo, seguro que le estaremos ayudando a solucionar su problema. 

 Pautas de conducta recomendables antes del examen. 


La regla número uno es que no cunda el pánico. Los bloqueos de memoria aumentan en un ambiente tenso.

- Preparar el examen con la antelación suficiente, descanso y ambiente tranquilo sin estrés antes del examen ayuda positivamente, trasladarles confianza y seguridad en su capacidad y esfuerzo.

-    Conocer con precisión el significado de algunos términos muy comunes en las preguntas de los exámenes: compara, define, explica, esquematiza, describe, enumera, clasifica y analiza.

 No olvide llevar tu reloj. Controlar el tiempo disponible te ayudará a tomar decisiones.    

Pautas de conducta recomendables durante  el examen. 


Dedicar el tiempo necesario a comprender bien las preguntas. A veces se responde incorrectamente a una pregunta porque no se leyó bien. 

AUTOINSTRUCCIONES : Repetirse a sí mismo que es normal estar nervioso pero que se pasará en unos minutos, que lo normal es que no se sepa todo y que no pasa nada si se dedican unos minutos al principio para tranquilizarse e intentar comprender bien las preguntas. 

“se hacerlo, ya lo he hecho antes y lo he hecho bien…”


Después de asegurarse de haber entendido las preguntas, elegir aquella que se domina mejor y empezar por ella. Luego se contestará el resto con el mismo criterio. De este modo se consigue mejorar el nivel de seguridad y, en el caso de que faltase tiempo, se quedarían sin contestar aquellas preguntas que se dominan menos.

Una tècnica para sacar un asunto del almacén de la memoria es utilizar asociaciones mentales. Vuelve atrás a sus clases y apuntes y trata de recordar hechos y conceptos que estén asociados con el asunto olvidado. Anota los conceptos y piensa si puedes trazar alguna línea de conexión entre ellos. Esto lo puedes practicar mientras estudias y luego evocarlo en el examen.
Si por el contrario tu memoria es visual   recordar la página de los apuntes en la que apuntaste el asunto en la clase correspondiente. Si el asunto viene de un libro en lugar de los apuntes, trata de visualizar la página del libro de texto.

Recordar que la calidad de las frases escritas no tiene nada que ver con la cantidad. Realizar un buen examen no es cuestión de “rollo”, de escribir mucho. Debe procurar ser claro, conciso, sintético y evitar las frases superfluas que abultan pero no le añaden ningún valor al contendido del examen. 

Ref.José María Lahoz García. Pedagogo (Orientador escolar y profesional), Profesor de Educación Primaria y de Psicología y Pedagogía en Secundaria 


Mi lista de tareas :


A tener en cuenta:

Qué motivos tienes para estudiar? Plantéate ¿por qué estudio?

Haz una lista de los motivos que tienes para estudiar, y tenla siempre cerca, puede ayudarte en los momentos de desánimo.

Créate un hábito de estudio y recuerda es importante repasar, toma las ideas fundamentales, subraya y sintetiza.
Utiliza técnicas de memorización, recuerda que la memoria funciona por repetición y por asociación de ideas; cuantas más cosas asocies a la materia nueva, más fácil te será recordarla.

  • Memoriza solamente después de comprender.  Es recomendable que hagas ejercicios de relajación y concentración.
  • Observa los pensamientos negativos que bloquean tu concentración, y mira si son objetivos y realistas.

  • Créate una lista de pensamientos positivos y realistas, que sustituyan a los anteriores.

  • Aprende de tus exámenes. Habla con tu profesor, intenta descubrir dónde está el fallo: falta de memorización, bloqueo e incapacidad para pensar, olvidos de aspectos importantes,…etc., conociéndolos podrás aprender a superarlos.

  
Lo mejor es crear tus propias autoinstrucciones con el lenguaje que utilices normalmente. Cuando te des cuenta saldrán de modo automático sin tener que esforzarte en pensarlas.
Aquí algunos ejemplos, para que realices tu propia lista.


  • Puedo hacerlo
  • No va a pasar nada
  • Voy a centrarme en lo que quiero hacer
  • Seguiré cada paso de mi plan
  • Hazlo paso a paso, despacio
  • Voy a organizarme
  • No hay nada terrible en cometer errores
  • Me relajo y respiro
  • Voy a concentrarme en lo que estoy haciendo y no en mi miedo
  • Dentro de una hora todo habrá terminado
  • Voy a hacerlo lo mejor que pueda y no pensaré en nada más
  • Lo estoy consiguiendo
  • Después me sentiré mucho mejor
  • Bueno, esto está siendo muy desagradable, pero voy a intentar controlarlo
  • ¿Qué es exactamente lo que debo hacer?
  • Sé que si hago algunas respiraciones profundas me sentiré mejor
  • Puedo hacerlo, lo estoy haciendo
  • Si siento un poco de tensión, haré una pausa y me relajaré

cuando se ha conseguido superar con éxito el nerviosismo y estres (Autorrefuerzo)

  •  Lo conseguí
  • Bien por mí
  • Lo he hecho muy bien
  • He manejado la situación. ¡Puedo con ello!
  • La próxima vez seguramente no me cueste tanto
  • Funcionó, fuí capaz de hacerlo
  • Espera que le cuente esto a…
  • No fue tan malo como esperaba
  • Dí más importancia a mi miedo del que tenía
  • Mis pensamientos negativos, esto es gran parte del problema. Cuando los controlo, domino mi miedo
  • Esta experiencia me ayudará a seguir practicando
  • Esto va mejorando cada vez que empleo mis estrategias
  • Estoy contento con el progreso que estoy logrando
  • Puedo aprender a controlar mis miedos
  • Controlar la respiración me sirve de ayuda
  • Hay que fijarse en los pequeños progresos, son importantes
  • Estoy muy feliz conmigo/a mismo/a por no haber escapado de la situación y no haberme dejado dominar por mis pensamientos negativos

Cuando no se ha conseguido controlar la situación de ansiedad

  • Hoy no me ha ido tan bien como la última vez, pero sé que los altibajos son normales
  • Bueno, las cosas no siempre salen bien
  • Me conviene practicar más mis estrategias
  • No controle mis pensamientos, pero ya lo sé para la próxima vez
  • He de prestar más atención a mi forma de respirar cuando estoy ansioso
  • Las cosas irán mejor conforme siga practicando
  • Bien, las cosas no son tan serias. Al principio siempre son típicos los malos momentos y se requiere esfuerzo y tesón