Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

27 de mayo de 2011

Beneficios de la lectura

Es un hecho que el desarrollo de la autoestima en los niños puede favorecer a un mejor aprendizaje, además de reducir las posibilidades de problemas emocionales, trastornos de conducta. Es preocupante que en la actualidad, todavía se considere a la escuela exclusivamente como un centro académico; en lugar de verla como un espacio integral que tome en cuenta las diferencias individuales y el desarrollo afectivo de los niños.

En este sentido, la lectura, la escritura y la expresión oral pueden ser, un excelente medio para desarrollar la autoestima en el niño: "Con la práctica de la lectura, los niños no sólo se divierten y desarrollan su vocabulario, conocimientos e imaginación; no sólo se aproximan y aprenden el uso de las estructuras de la lengua; aprenden a comunicarse con su ser interior, con esas partes desconocidas o rechazadas en uno mismo; desde allí, al hablar con nuestro interior, iniciamos la comunicación profunda con el otro, y con los otros" Además, la lectura, la escritura y la expresión oral proporcionan un ambiente afectivo, tanto por las historias que se pueden hallar en los libros, como por la estrecha relación que se entabla con los padres de familia. La voz de la mamá y del papá, al leer un cuento, cantar una canción, decir un poema o un trabalenguas, proporciona al niño una seguridad, que propiciará su desarrollo cognitivo y emocional.

La expresión oral es muy importante en la Educación Infantil. Los niños están aprendiendo a expresarse, van precisando la pronunciación, ampliando el vocabulario, mejorando la sintaxis …. Este crecimiento lingüístico se consigue escuchando y hablando.

A través del diálogo se desarrolla el lenguaje, se estructura el pensamiento y se refuerza la seguridad y la autoestima. En el aula cuando conversamos también estamos trabajando. Procuramos que haya situaciones de diálogo y destinamos tiempo a hablar sobre diferentes temas: 

  • La vida del aula, desde sus rutinas diarias (hábitos, cargos,...) hasta los diferentes acontecimientos cotidianos son una ocasión para trabajar la expresión oral.
  • También estamos trabajando la expresión oral no sólo en el área de lenguaje verbal, sino en todas las áreas (incluso en una sesión de psicomotricidad o de plástica, por ejemplo).
  • Hablamos sobre las cosas que estamos aprendiendo, comentamos los espectáculos que vamos a ver, las salidas que hacemos,...
  • Hablamos para compartir con los demás las propias experiencias (por ejemplo cuando cada niño/a  puede explicar el lunes una actividad que ha realizado durante el fin de semana.).
Las correcciones las hacemos de forma sutil, sin que se inhiban de participar: el adulto vuelve a repetir correctamente la palabra o frase errónea y el niño/a las vuelve a decir.

Para facilitar la comunicación, durante el tiempo que destinamos a hablar podemos estar sentados en círculo (en sillas o bien en el suelo), viéndonos todos las caras y encontrándonos cómodos. En el círculo se fomentan los hábitos de orden, turno de palabra, respeto y tolerancia hacia los otros.

Estos ratos de conversación tienen que estar basados en la motivación de los niños/as: pueden dar mucho de si cuándo los niños/as están interesados y atentos, pero no conviene alargarlas cuando empiezan a estar cansados.

El protagonismo tiene que quedar repartido entre todos los niños y niñas. El tratamiento que damos a los diferentes temas tiene que contribuir a formar una actitud positiva y constructiva delante de la vida

Los niños/as tienen que aprender a escuchar y a hablar tanto en casa como en la escuela.

La expresión oral se trabaja también a partir de la lectura de textos escritos. El puente afectivo entre los niños y la lectura lo construyen los padres y los maestros. Por eso cuando un adulto le lee a un niño, lleva en su esencia la calidez de los sentimientos A los niños/as les gusta escuchar las lecturas realizadas por los padres, madres y maestros. Para los pequeños/as resulta fascinante que un adulto lea en voz alta, viviendo y comunicando un texto.

Cuando leemos para los niños/as, estos empiezan a mostrar interés por la lengua escrita, iniciándose en el hábito lector .Si ofrecemos a los niños una selección apropiada de lecturas, cercanas a sus afectos e intereses, serán un puente para que conozcan su mundo interno, para que exploren lo que son y su manera de presentarse ante una sociedad, y para que consideren también cómo el mundo los mira a ellos.

El lenguaje literario es más culto y elaborado que el oral, les permite desarrollar su imaginación y les ayuda a entender, hablar y pensar mejor. Las ilustraciones de un libro o la explicación de los mayores no deben desvalorizar o sustituir el texto escrito.

Cuando en una narración introducimos onomatopeyas y hacemos que los más pequeños/as las repitan les ayudamos a aprender a pronunciar bien los diferentes sonidos.


Enlaces donde podemos encontrar recursos por trabajar el lenguaje verbal :

(EN CATALÁN Y 4 IDIOMAS MÁS) http://www.partal.com/aelc/

19 de mayo de 2011

Premio !!!

M. José, del Blog  El desvan de las palabras  http://desvandpalabras.blogspot.com/me ha regalado este premio,. Me hace especial  ilusión porque es el primero que recibe mi blog!!!  Muchas gracias  M.José

ESTE PREMIO TIENE REGLAS Y ESTAS SON:
1º Mencionar quién te lo ha dado y poner su premio ‘’tuneado’’. Luego tienes que tunear el tuyo propio y ponerlo al final.
2º Tienes que exponer siete características que te definan
3º Tienes que pasárselo a otros 7 blogs.

Bueno, estas son mis características:

- Mis hijas y mi familia son mi prioridad.
- Me encanta seguir aprendiendo cada dia .
- Soy muy amiga de mis amigos.
- Soy muy inquieta siempre tengo  un monton de proyectos abiertos.
- Por lo que tambien soy un poco desordenada, aunque dentro de mi caos hay un orden !!
- Me encanta leer, a pesar del poco tiempo que dispongo.
- Me emociono facilmente.

Y mi regalo va a estos blogs, aunque he de decir que os lo daría a todos ya que cada uno me aporta cantidad de cosas con las que sigo  aprendiendo:






Trastornos de conducta.

Los Trastornos de la Conducta y del Comportamiento se han convertido en una de las situaciones más preocupantes para padres y profesorado que ven cómo sus hijos o alumnos presentan cuadros conductuales que necesitan, entre otros, apoyo médico y psicopedagógico.
Kazdin (1995) los define como “un patrón de comportamiento, persistente a lo largo del tiempo, que afecta a los derechos de los otros y violenta las normas apropiadas de la edad.
Implica la presencia de conductas inadecuadas para la edad, dificultades en el funcionamiento diario del alumno en el ámbito familiar, escolar y/o social, llegando a ser vistos con frecuencia como “inmanejables” por las personas de su entorno”.

No todo niño o niña con una conducta inapropiada tiene “trastorno del comportamiento”. El incumplimiento de las normas, la agresividad o la rebeldía, son aspectos de la vida sin una connotación patológica en sí mismos. De hecho, aunque las conductas de los alumnos con Trastornos Graves de Conducta en sí mismas, pueden no ser diferentes a las que manifiestan otros alumnos en un momento determinado, sí difieren en una mayor intensidad y frecuencia a la esperada y observada habitualmente en sujetos de un nivel de desarrollo similar.
Por ejemplo, no podemos considerar como un Trastorno del Comportamiento a todo adolescente que presenta una conducta de oposición o negativismo frente su padre, madre o al profesorado. De hecho, la oposición es una actitud frecuente en este periodo de la vida, donde el adolescente está buscando su propia identidad. Lo que lleva al diagnóstico de un Trastorno del Comportamiento, será la frecuencia y la intensidad de esa conducta negativista, oposicionista u hostil, y el deterioro en las relaciones escolares, familiares y sociales que esa persistencia e intensidad le acabarán provocando.

La aparición precoz de los problemas de conducta, la persistencia en el tiempo, la resistencia al cambio con las medidas educativas habituales, y la consistencia  entre contextos es decir, que la persona manifiesta problemas conductuales en distintos contextos (familia, amigos y amigas, escuela, barrio...) aunque no en todos ellos los presente con igual intensidad, son también indicadores o signos de alerta que nos pueden poner sobre aviso sobre la existencia de un posible Trastorno del Comportamiento.
Las escalas de valoración de Conners se han convertido en los instrumentos más comúnmente empleados para la evaluación de síntomas de hiperactividad, desatención y problemas de conducta.
No pueden establecerse las mismas necesidades educativas para todo el alumnado, debido a la gran variedad de síntomas, problemas y alteraciones. A continuación desarrollamos aquéllas que normalmente van asociadas a los Trastornos Graves de Conducta:
• Necesidad de un ambiente estructurado y predecible.
• Necesidad de una ubicación especial en el aula clase que facilite su rendimiento y concentración (se recomienda delante, en las primeras mesas).
• Necesidad de reducir la estimulación ambiental (controlar al máximo los estímulos
distractores).
• Necesidad de un reforzamiento social más explicito que le facilite la conexión como contingencia de las conductas deseables que queremos implantar y que genere la motivación y la vinculación al proceso.
• Necesidades socio-afectivas relacionadas con las limitadas relaciones con sus iguales y las experiencias de fracaso social.
• Necesidades relacionadas con las dificultades de comprensión y aceptación de límites y normas.
• Necesidades asociadas a la escasa vinculación al grupo clase y a la comunidad educativa. Necesidad de que el centro escolar busque la complicidad con la familia.
• Necesidad de vigilar su autoestima.
• Necesidad de contar con recursos que supervisen su trabajo.
• Necesidad de contar con personas que les acompañen mientras son capaces de aprender las conductas prerrequisitos para el aprendizaje y el tiempo y lugar requerido en los desplazamientos (para los más pequeños con gran inquietud motora e impulsividad).
• Necesidad de entrenamiento en:

- Habilidades de autocontrol y en autoinstrucciones que le permitan regular su impulsividad.
- Habilidades de orientación y control espacio-temporales.
- Habilidades de focalización y mantenimiento de la atención.
- Habilidades metacognitivas que le ayuden a reflexionar sobre sus propios  procesos mentales, lo que hace y cómo lo hace.
- Habilidades de solución de problemas. (definición del problema, comprensión de los sentimientos y objetivos propios y del otro, generación creativa de alternativas, valoración en base a las contingencias, toma de decisiones y feedback).
- Habilidades socio-afectivas que le ayuden a ponerse en el lugar del otro (escucha activa, comunicación no verbal, empatía y toma de perspectiva).
- Habilidades sociales y asertividad que desarrolle sus competencias sociales y emocionales facilitando sus relaciones interpersonales y su adaptación social y escolar. Habilidades relacionadas con la generación de locus de control interno y responsabilidad personal.
- Habilidades grafomotrices y visoperceptivas.
- Habilidades de comunicación lingüística oral y escrita.

Orientaciones a nivel del aula
Es recomendable emplear diferentes estrategias de gestión de aula, que favorezcan un adecuado clima social, basado en un sistema de disciplina participativa.
Resultan útiles las siguientes sugerencias:

- Centrarse en las conductas, no en características personales.
- Dirigirse al alumnado por su nombre.
- No usar gestos, palabras o tonos de voz despectivas.
- Mirar al alumno o alumna, usar gestos adecuados, aproximarse a él.
- Informar de cuál es la conducta esperada.
- Apercibir en privado (o en voz baja, con una mirada, cerca del alumno o alumna) y alabar las conductas adecuadas.
- Prestar atención a conductas positivas alternativas.
- Prestar atención al alumnado cuando está trabajando, facilitar ayuda cuando la necesite, y llegar a acuerdos de trabajo y/o conducta con ellos.
- Usar alguna cualidad positiva del alumno o alumna como referencia común en el aula.
- Informar de las consecuencias que se derivan si la conducta negativa persiste.
Ser firmes y consistentes en la aplicación de las medidas disciplinarias, informar a este alumnado y tener la seguridad de que ha entendido las consecuencias de su comportamiento.
- Hablar bien del alumno o la alumna en presencia de otros adultos o compañeros.
- Saludar y mostrar reconocimiento cuando nos encontremos al alumno o alumna fuera del aula.
- Capacidad para ponerse en el lugar de este alumnado y de negociar, según el tipo de conducta y siempre que no se produzcan situaciones de violencia o acoso en cualquier de sus modalidades.
- Es muy poco recomendable entrar en confrontación directa con el alumno o la alumna. En ocasiones, su intención es hacernos perder el control y despistarnos de la tarea que pretendíamos que hiciese. Si esta situación, aparece es mejor contar un tiempo-fuera tanto para el profesorado como para el alumnado. Es mejor recuperar el control y no dejar ver cuáles son nuestras debilidades (nerviosismo, pérdidas de control, amenazas) en la interacción con los menores. De ninguna forma, esto supone que debamos dejarle hacer su voluntad, más aún, nuestra propuesta es la de crear un ambiente altamente estructurado en donde este alumnado sepa qué debe hacer en cada situación. Ante pautas consistentes de educación, éste suele reducir los intentos de generar enfrentamiento

Adaptación de contenidos y actividades:
• Adaptar las tareas académicas a las capacidades cognitivas y ejecutivas (de atención, ejecución y control) del alumnado.
• Dividir cada actividad en una secuencia de tareas más cortas, indicando un tiempo límite para la realización de cada una de éstas.
• Aumentar la novedad, la estimulación o el atractivo de las propuestas de actividad y de las explicaciones (estrategias didácticas de motivación).
• Establecer rutinas de actividad con límite de tiempo (recurrir a señalizadores visuales o auditivos).
• Proponer actividades específicas para enseñar a relajarse.
• Proponer programas para incorporar la metacognición y la autogestión: aumentan la concentración, pensar, organizarse, planificar y demorar la respuesta.
• Programar a lo largo de la jornada descansos funcionales y cambios o combinaciones de tipo de actividad (escolares con otros ejercicios complementarios  como los de relajación,...) o de la respuesta (anticiparse a las necesidades de movimiento del alumno o la alumna, intercalar actividades motrices con las cognitivas, prever y permitir respuestas gráficas, orales o mecánicas/motrices…).
• Programar la jornada colocando en las primeras horas las áreas más exigentes; y en cada sesión en primer lugar los contenidos más relevantes.


Bibliografía :

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portal/com/bin/Contenidos/PSE/orientacionyatenciondiversidad/educacionespecial/ManualdeatencionalalumnadoNEAE/1278660362219_04.pdf




15 de mayo de 2011

Día Internacional de la Familia

La Organización de Naciones Unidas (ONU) estableció desde 1993 que cada 15 de mayo se celebre el Día Internacional de la Familia, como respuesta a la preocupación por la situación de las familias en todo el mundo, ya que es considerada de vital importancia pues según los expertos es la unidad básica de la sociedad. Se estableció este día, con la intención de crear una mayor conciencia de las cuestiones relacionadas con la familia, así como mejorar la capacidad institucional de las naciones para hacer frente, mediante la aplicación de políticas amplias, a los problemas relacionados con la familia.

La celebración de este día va enfocada más hacia los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, las instituciones académicas, y los grupos religiosos quienes pueden promover campañas de comunicación masivas sobre la integración familiar, la comunicación entre sus miembros, los retos presentes y futuros a los que se enfrenta. Sin embargo este día también debe ser un momento de reflexión, sobre lo que cada uno de nosotros hacemos con el fin de fortalecer la unión familiar.

¿Qué es la familia?

La familia debe ser entendida como un grupo social, unido entre sí por vínculos de consanguinidad, filiación (biológica o adoptiva) y de alianza. Para considerar a una familia se necesita que haya vínculos de parentesco, que convivan bajo el mismo techo y que el presupuesto económico sea común a todos los miembros.


En la actualidad el concepto de familia tradicional, padre, madre e hijos, ha evolucionado de acuerdo a los nuevos estilos de vida.

Vinculación de la familia con la educación de los niños
La escuela se convierte en un pilar básico para implementar la educación por diversos motivos. Es la única que acoge la totalidad de la población durante un intervalo de tiempo suficientemente extenso para trabajar unas actitudes favorables de una manera graduada y sistemática. Y por otro lado, porque acoge a los niños desde las primeras etapas de la vida, cuando se está formando su personalidad, en un momento receptivo idóneo para su aprendizaje y desarrollo, de ahí la trascendencia de la intervención preventiva y la atención temprana que implica en la práctica cuidar de los primeros años de los niños y las niñas.
El tiempo y el espacio de crianza y de la primera educación son un tiempo y un espacio esenciales para responder a necesidades actuales como la conciliación de la vida familiar y laboral, la detección, avaluación y apoyo a niños con necesidades educativas específicas y a sus familias, la integración en la diversidad y la corresponsabilidad educativa.

Es difícil educar sin el consentimiento y la aprobación de los padres y madres y conseguir una intensa comunicación y complicidad entre la escuela y la familia, si no es desde el inicio del proceso escolar en la etapa de infantil porque es cuando las familias configuran su propio modelo de parentalidad. La escuela infantil, más que nadie, ha de potenciar y reforzar las capacidades educativas de los padres y madres a través de múltiples recursos, como los talleres de padres y madres, los espacios familiares, las maletas didácticas, etc



9 de mayo de 2011

Importancia de los factores físicos en el aprendizaje



(Alimentación y descanso en el estudio)

Sabemos, gracias al sentido común, que los factores físicos tales como la alimentación y el descanso, tienen una influencia en el estudio y sobre todo en el rendimiento de los alumnos.

Empezaremos hablando de la alimentación y seguiremos con el descanso hay que diferenciar en primer lugar los términos de nutrición, alimentación y dieta. Nos ocuparemos principalmente de la alimentación, entendida como el proceso de ingerir alimentos, y no de la nutrición ya que hace referencia al intercambio de materia y energía vital para todo ser vivo y a la dieta que sería la cantidad de alimentos que consume un individuo. Hay que tener en cuenta que toda alimentación debe contener proteínas, glúcidos, lípidos, vitaminas, sales minerales y agua. La falta de alguno de estos elementos implica un trastorno en el buen funcionamiento y el crecimiento del organismo, por lo que puede afectar al estudio. Una dieta equilibrada sería entonces la que nos proporcionase todos estos elementos en cantidad adecuada a las características de cada ser humano, según el sexo, la edad y la actividad física y sería la que nos garantice un aprovechamiento máximo del estudio. De esta manera, cada niño/ adolescente necesitará una dieta apropiada y personalizada.

Por otra parte, insistir en la importancia del sueño en el rendimiento del estudio. Numerosos estudios permiten establecer unas necesidades básicas del ser humano según la edad, el estado de salud, etc. Estas serían por ejemplo de aproximadamente 8 horas en un adolescente. La falta de sueño conlleva una pérdida de atención y de concentración que van a afectar negativamente al rendimiento académico. Para garantizar un sueño reparador, tendremos que centrarnos en los factores que lo pueden alterar. De este modo, los aspectos medioambientales como la incidencia de la luz, la presencia de ruidos, la temperatura o la altitud van a determinar la calidad de nuestro sueño. Así, una actividad física adecuada y una dieta saludable fomentan horas de sueño reparadoras.

En definitiva, unos factores físicos tales como una correcta alimentación y unas adecuadas horas de sueño van a permitir a nuestro organismo alcanzar un estado óptimo para un buen estudio.

Muchos niños tienen problemas de sueño, pero los niños con TDAH es más que habitual. La mitad de los niños diagnosticados con ADHD son diagnosticados con trastornos del sueño.


Incluyen dificultades en dormirse, despertarse y mantener una alerta adecuada para las actividades diarias.

• Muchos presentan dificultades crónicas con uno o más de estos trastornos desde la niñez temprana.

• La alta frecuencia en TS-TDAH se debe a la estrecha relación existente entre los sistemas cerebrales implicados en la regulación del sueño-vigilia y los implicados en la regulación de la atención y el estado de ánimo.

• No son capaces de desarrollar o mantener un equilibrio evolutivamente adecuado entre sueño y vigilia.

• Señalan sufrir dificultades crónicas para lograr y mantener un nivel de alerta y activación que les permita estar con fuerza y activas para el trabajo y las actividades diarias.

• Indecisiones excesivas y dificultades para finalizar tareas que  reflejan problemas al organizar, priorizar y ordenar al no  permitirles mantener un esfuerzo y motivación para terminarlas en un tiempo razonable .

• Otros síntomas que pueden aparecer son las dificultades para permanecer dormidos, pesadillas, apneas del sueño, sonambulismo y movimiento excesivo durante el sueño, aunque no hay evidencias sustanciales de que sean más comunes en TDAH.



INTERVENCIÓN TERAPÉUTICA PARA TRASTORNOS DEL SUEÑO CON TDAH

• Para una intervención eficaz en los TS asociados a TDAH es necesario una evaluación minuciosa de la naturaleza e historia de las dificultades del sujeto en el sueño y la vigilia.  Debe incluir las rutinas del sueño: hora habitual de acostarse, tiempo necesario para conciliar el sueño una vez en la cama, frecuencia y duración de despertares durante el sueño, nivel de dificultad para despertarse levantarse cuando es necesario, etc.  También debe tratar acerca de la frecuencia y circunstancias durante el día.

HIGIENE DEL SUEÑO – RECOMENDACIONES

• Mantener un horario de acostarse constante.

• Seguir regularmente una rutina que les permita reducir gradualmente su nivel de actividad y entrar en un estado de relajación.

• Para niños: comer algo, tomar un baño caliente, cepillarse los dientes, ponerse el pijama, escuchar un cuento, mantener una conversación tranquila mientras se le frota la espalda, pensar en imágenes relajantes., etc.

• Para adolescentes y adultos: ver la televisión, leer libros o revistas amenos, escuchar música, etc.

• Otros aspectos se relacionan con el ambiente silencioso con temperatura, ventilación y pijama confortable e incluso que uno de los padres se acueste con el niño hasta que se quede dormido. La estrategia principal consiste en intentar condicionar al individuo a una secuencia fija de actividades a fin de disminuir la excitación y relajarse gradualmente para prepararse para dormir.



 

1 de mayo de 2011

Feliz Dia de la madre !!

Ejercicios para niños con hiperactividad y déficit de atención

Unos ejemplos que pueden servir para niños que presenten el trastorno de hiperactividad con déficit atencional,  y de los cuales algunos ejercicios que se pueden trabajar en casa por ejemplo:
Ejercicios de control visomotor y atencional:

“ATENCIÓN AL DETALLE”. Consiste en observar figuras, detalles de dibujos, imágenes y fotografías. Se muestran al niño diferentes ilustraciones durante un corto período de tiempo, después ha de contar y pormenorizar los detalles que recuerde. Se le pregunta acerca de colores, disposición, tamaños, etc.
Puede hacerse con historias o descripciones de personajes. Es importante valorar si se distrae durante la lectura o la visualización de los dibujos, para repetir el ejercicio tantas veces como sea necesario.

“HAZ GRUPOS”. La idea es clasificar series de objetos diferentes: botones, cartas, figuras geométricas, pinturas de colores, prendas de vestir, etc. El niño ha de agrupar y clasificar los objetos presentados según sus características comunes: color, forma, etc.

“NO TE PIERDAS”. Debe recorrer el laberinto trazando una línea que avance desde un extremo a otro, procurando cada vez ir aumentando la dificultad de los caminos. Si es muy pequeño, puede hacerse el ejercicio con lana o cuerdas (en lugar de papel y lápiz) que se enreden por distintos objetos y habitaciones de la casa, y que conduzcan a una bolsa de dulces. Al abandonar la cuerda o distraerse, será penalizado con un caramelo de menos.

“SIGUE LA SECUENCIA”. A partir de láminas con dibujos de símbolos, letras, números, formas abstractas o relojes que siguen una determinada lógica, hay que ordenar las figuras de acuerdo con la secuencia anterior.




Ejercicios de relajación o autocontrol de la impulsividad:

En el diseño de estas actividades hay que tener en cuenta que el niño hiperactivo no suele centrarse durante muchos minutos en una misma tarea, por lo que ésta ha de ser clara, breve y fácil de ejecutar si se quiere obtener buenos resultados. Están orientadas básicamente para incrementar la inhibición muscular, la relajación, el control corporal y la atención.

“COMO UN GLOBO”. Inspiramos muy lentamente, vamos dejando que entre el aire por nuestros pulmones y nuestro abdomen (respiración diafragmática). Éste último se va a ir convirtiendo en un globo que se va hinchando a un ritmo lento, después vamos a ir dejando escapar el aire y sintiendo como el globo se va desinflando poco a poco hasta quedar vacío.

“TORTUGA QUE SE ESCONDE” (Relajación muscular progresiva). Tumbados boca abajo, somos una tortuga que va a ir escondiendo su cabeza y replegando sus patas, hasta que sólo se vea el caparazón. El niño debe haber encogido y tensado los músculos de los brazos, piernas y cuello. A continuación sale el sol y el animal vuelve a asomar muy despacio su cabeza, al tiempo que va estirando las extremidades, dejándolas distendidas y relajadas.

“CARRERA DE CARACOLES”. El adulto y el pequeño van a competir en una carrera, como si fueran caracoles. Pero como es una prueba muy especial, el ganador es el que llega el último, de manera que irán avanzando a cámara lenta, ejercitándose en movimientos sumamente lentos, y en el autocontrol de la impulsividad. Paradójicamente en esta ocasión aprenderá que la recompensa llega cuando uno es capaz de enlentecer sus movimientos y ser consciente de los músculos que hay que tensar en cada tramo.

“RETRANSMITIENDO LA JUGADA”. Esta es una tarea basada en la técnica de las autoinstrucciones. Pretende modificar las verbalizaciones internas que se da cuando realiza cualquier actividad, y sustituirlas por mensajes más apropiados para lograr su éxito. El objetivo no es enseñar al niño qué ha de pensar, sino cómo ha de hacerlo, aprender un modo adecuado de resolver los fracasos, hacer frente a nuevas demandas y aumentar la resistencia a la demora de las recompensas.
Se le explica que va a ir retransmitiendo en voz alta lo que vaya haciendo, y que tiene que lanzarse mensajes positivos, como si fuera su propio entrenador personal, tales como:

“Bien, ¿qué es lo que tengo que hacer?
Tengo que ….
¡Despacio y con cuidado!
Vale, lo estoy haciendo bastante bien.
Recuerda: he de ir sin prisas

(Ante un error): ¡vaya no creí que …bueno no pasa nada!, sólo tengo que borrar. Aunque cometa un error puedo seguir haciéndolo lentamente y con atención.
¡Acabé, lo hice, muy bien!.”

Tambien,

1. Pedir al niño que coloree con plastidecors un papel, sin dejar espacios en blanco. Empezar este ejercicio con hojas de papel A4 e ir aumentando el tamaño hasta medio pliego. Es posible que, la primera vez que hace este ejercicio, el niño no pueda terminar el trabajo. Un adulto debe supervisar esta actividad y debe alentar al niño a completar toda la hoja. Es un ejercicio que debe hacerse cotidianamente, empezando dos veces por semana y aumentando paulatinamente hasta hacerlo a diario.

2. Conseguir planchas de corcho y un punzón (apropiado para niños, sin punta). Pedir al niño que perfore toda la plancha, haciendo la mayor cantidad de huecos posible y lo más próximos entre sí. Igual que en el ejercicio anterior puede empezar con planchas pequeñas e ir aumentando el tamaño.

Cualquier actividad que realice un niño con trastorno de hiperactividad con déficit atencional(HDA). Los padres deben estimularlo a terminar lo que ha comenzado, inclusive pueden premiar las conductas en las que demuestre constancia y concentración. No se recomienda castigar al niño ni retarlo por distraerse.

Es importante que los padres le den un ambiente de cariño y estabilidad, deben tener horarios y cierta regularidad en las actividades como comer, dormir, ver televisión, realizar tareas, etc.

La hiperactividad con déficit atencional es un trastorno que amerita un tratamiento profesional.

CUÁLES SON LAS MEJORES ACTIVIDADES PARA EL NIÑO CON TDAH?

Deportes en equipo:

Béisbol, básquetbol, fútbol, casi cualquier deporte en equipo que sea una actividad altamente física yen la cual se involucre activamente, es una buena oportunidad para aprender habilidades sociales y tomar modelos de comportamiento.

También hay deportes individuales que requieren grandes dosis de concentración como el tenis.

Karate o Tae Kwon Do

Estas actividades incluyen el rol de un modelo (el instructor), instrucciones claras e  interacción con compañeros, así como requieren de absoluto control mental y físico.

Esplais

Participar en actividades con los boy scouts, esplais es una buena opción para el niño con TDAH. Para que esto sea más efectivo, los monitores  deben tener entrenamiento sobre cómo trabajar con el niño, y uno de los padres puede participar como miembro activo en la tropa.

Teatro

El escenario y el teatro son extraordinarios para el niño con TDAH. Tener la oportunidad de actuar diferentes personajes y escenas es un una magnífica salida para la imaginación  creativa del niño con TDAH.

Modelos a escala, escultura, trabajo con madera o actividades mecánicas
A la mayoría de los niños con TDAH les gusta resolver problemas o rompecabezas. Ayudarlos a aprender cómo cambiar sus ideas en realidades concretas y terminar completamente un proyecto que empezaron, es extremadamente recompensante para todos los involucrados, pero especialmente para el niño con TDAH. Una vez que la tarea se completa, el niño tiene un éxito sólido y visible, y puede decir: ¡Yo puedo hacerlo!

Natación

Es una actividad de inmersión total que requiere un esfuerzo físico y total concentración, con el plus de que es divertido.

Clases de Arte o de música

Es esencial ayudarle al niño con TDAH a expresarse por sí mismo; el arte y la música son dos maneras grandiosas de hacerlo. Recuerda que no es sólo las clases de música o de arte, estamos hablando más de la auto-expresión.

ACTIVIDADES A EVITAR
Excesiva Televisión

Recientes estudios médicos indican que el efecto de la violencia que se ve en la televisión, así como la frecuencia de los anuncios, pueden tener un impacto negativo en las habilidades y valores de desarrollo del niño con TDAH. El cerebro del niño con TDAH carece de las sustancias que ayudan a bloquear y hacer una elección selectiva de los mensajes que son presentados y grabados, así es que todos los mensajes los toman. Igual que los videojuegos, ver la televisión es una actividad pasiva y aislada que quita tiempo para aprender habilidades importantes de desarrollo, interacción social, ejercicio físico que el niño necesita para crecer y convertirse en un adulto sano. En efecto, la televisión puede hacer más difícil para tu hijo, mejorar el aprendizaje y habilidades sociales.

Videojuegos

Las investigaciones nos muestran que en el cerebro del TDAH, estos juegos reducen la línea base de actividad cerebral. El resultado puede ser un cerebro hiper-enfocado, que vuelve al niño adicto a los juegos, que hacen que el niño no tenga límites razonables. El estar buscando la recompensa de hacer algo bien en el juego para compensar su bajo nivel de dopamina puede llevar al niño a sentirse bien.

EN RESUMEN

Los niños con TDAH pueden ser excitantes, interesados en la vida, inteligentes y capaces. Todo en la vida puede interesarles y engancharlos si se les presenta en el contexto correcto. Estos niños quieren el éxito. ¡Hay que darles la oportunidad!