Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

16 de febrero de 2012

Síndrome de Asperger


El día 18 de febrero se celebra la fecha de nacimiento de Hans Asperger y, a su vez, el día del Síndrome de Asperger.

Cada persona con Asperger,  es diferente. El grado y tipo de afectación varía, como también varían las circunstancias del entorno social y familiar, y la manera como cada uno responde y se adapta a dichas afectaciones.

“La única manera de entender el Asperger es entender a la persona que hay detrás”
El Síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del desarrollo, de base neurobiológica, que afecta al funcionamiento social y al espectro de actividades e intereses. Está vinculado a una disfunción de diversos circuitos cerebrales.
Puesto que el SA es un trastorno del neurodesarrollo, comparte características propias de los problemas del desarrollo del sistema nervioso en general.

Características

El Asperger tiene dificultades para interpretar los sentimientos, a menudo incluso los propios. Le falta empatía, no responde emocionalmente, pero no porque no le importen los demás, sino porque no es capaz de llegar a su interior, o si llega, no sabe cómo expresarlo. Al Asperger se le hará muy difícil, quizás imposible, hacer amigos, unirse a un grupo, participar en actividades colectivas. En el estudio también ser un solitario. No sólo porque le fue difícil el trabajo en grupo, sino porque la manera de aprender del TEA es diferente.
 
Otros aspectos a tener en cuenta:

1. Las mismas manifestaciones pueden aparecer en cualquier individuo normal.
 
Es fácil entender que los síntomas que se consideran típicos del SA, tales  como los problemas para la interacción social, o la falta de flexibilidad mental, son muy comunes entre la población general; y se consideran rasgos de personalidad o una forma de ser, antes que una manifestación patológica. Los síntomas nucleares del SA no difieren cualitativamente de aspectos propios de cualquier individuo, sino que la diferencia está en la expresión exagerada de alguna de estas características, hasta el punto de interferir con la vida social.
2. Los límites entre el trastorno y la normalidad son muy imprecisos.
De acuerdo con la afirmación anterior, se atribuye la categoría de trastorno en base a unos criterios arbitrarios, que no responden a ninguna otra justificación que la de seleccionar grupos de individuos que pueden requerir algún tipo de soporte o tratamiento que les haga más fácil su vida en sociedad y reduzca el elevado grado de insatisfacción que les puede ocasionar su soledad o falta de adaptación. De todos modos, si no se entiende el SA como una dimensión con una distribución continua, no serían comprensibles los nuevos modelos genéticos basados en la transmisión de rasgos cuantitativos.
3. No existen marcadores biológicos.
Si bien los estudios neurofisiológicos, y sobre todo de neuroimagen, están aportando una información muy valiosa respecto a los mecanismos neurobiológicos que determinan las manifestaciones del SA, no hay ninguna prueba biológica que permita diagnosticar o descartar el SA.
4. Alta tasa de comorbilidad.
Debido a la implicación de  circuitos córtico-subcorticales y neurotransmisores relacionados con diversos trastornos del desarrollo, no es extraño que el SA esté asociado a otros trastornos del neurodesarrollo, en los cuales están implicadas las mismas estructuras neurológicas y los mismos neurotransmisores.
5. No existen unos límites definidos entre unos y otros trastornos.
Esta característica incide en la arbitrariedad del diagnóstico, basado siempre en criterios que permiten un cierto grado de subjetividad en su interpretación.
Ocurre con frecuencia que, según el profesional que atienda un paciente con SA, se pueden dar diagnósticos distintos al de SA. Aunque no siempre, en algunos casos esta ambigüedad diagnóstica puede estar plenamente justificada, pues un mismo paciente puede compartir criterios diagnósticos de dos o más trastornos del neurodesarrollo; de tal modo, que resulte casi imposible establecer con rigor el diagnóstico de SA u otro trastorno, como puede ser el Trastorno de déficit de atención/hiperactividad (TAD-H) o el Síndrome de Tourette (ST).
 
El hecho de que en la mayoría de los casos su inteligencia sea normal o superior hace que durante mucho tiempo puedan pasar desapercibidos y que incluso sus rarezas puedan animar a padres y maestros a considerarlo un niño demasiado listo. También esta inteligencia contribuye a que ellos mismos desde pequeños sean conscientes de sus diferencias con los compañeros y esto puede, desde edades muy tempranas, generarles altos niveles de ansiedad y depresión que en muchos casos impiden la buena utilización de sus capacidades.
Describir "dificultades" no excluye en absoluto las muchas capacidades y recursos con los que estos niños cuentan y van a facilitar el aprovechamiento de la intervención terapéutica Los niños con Síndrome de Asperger pueden presentar alguna de estas características pero no todas estas características están presentes en cada niño. La mayoría de niños con S.A son cariñosos, inteligentes y sensibles, pero hemos de conocer en cada caso, los aspectos que pueden limitar su capacidad y la forma de expresión de sus sentimientos.
  
Direcciones de interés
Asociación Asperger España
Apartado de Correos 244
28080 Madrid [España]
Tel: 639.363.000
email: infor@asperger.es url: http://www.asperger.es
  
Bibliografía :
- Síndrome de Asperger en la primaria , Marta Maristany, Servicio de Neurología, Hospital Sant Joan de Deu, Barcelona.
- Un acercamiento al SÍNDROME DE ASPERGER: una guía teórica y práctica, (Equipo Asesor Técnico de Asperger España):
-  Descobrir l’asperger ,   Ramon Cererols (http://www.pairal.net/)”.

12 comentarios:

  1. Muy interesante este artículo sobre el síndrome de Asperger.Yo no conocía en profundidad lo que era, aunque si lo había oido nombrar. Nunca he tenido entre mis alumnos uno con este problema, pero ahora si lo llego a tener podré comprenderlo mejor. Muchas gracias, Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, la verdad es que es el gran desconido,cuando hablamos de TEA lo asociamos casi siempre al autismo.

      Un beso enorme,

      Eliminar
    2. HOLA BUENAS TARDES MUCHAS GRACIAS POR LA INFORMACION, YO TENGO UN NIÑO CON ESTAS CARACTERISTICAS Y ME INQUIETA EL SABER ENSEÑARLE A LEER, ESCRIBIR Y LAS OPERACIONES BASICAS, ES POR ELLOS QUE BUSCO DIFERENTES ACTIVIDADES PARA TRABAJARLAS CON EL.

      Eliminar
    3. Hace algunos años una amiga de la universidad comentó en una red social acerca de un alumno. Por lo que dijo no pude evitar ver algunas características del SA, me dio gusto ver que posteriormente (meses o mas de un año después) ella misma publicó en su cuenta un enlace con información para identificar alumnos con esta condición en el aula.

      Eliminar
  2. Gracias Olga por dar tanta información sobre este síndrome .Si me permitís voy a publicar en mi blog tu tag con un enlace de tu entrada.
    Espero tu aprobación .
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Vivi, por supuesto que estas autorizada,

      Un beso enorme,

      Eliminar
  3. Excelente la información que brindás sobre este tema poco conocido, al menos para mí.
    Con tu permiso me encantaría difundirlo en el facebook de mi página ,haciendo un enlace.

    BUEN FIN DE SEMANA!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Interesantísimo. Muchísimas gracias por compartirlo. Estos niños son, sin duda, grandes desconocidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. hOLA ! ME INTERESA MUCHÍSIMO EL TEMA. SOY DOCENTE DE PRIMER GRADO Y TENGO UN ALUMNO CON EL SÍNDROME...TENGO EL APOYO DE UN EQUIPO.PERO A VECES NO SE QUE HACER Y LOS PADRES TAMBIÉN ESTAN MMM..YA NO SABEN QUE HACER.

    ResponderEliminar
  6. Hola Olga mi nombre es José Carlos y tengo síndrome de Asperger, no es fácil socializar lo difícil es saber como socializar tengo retraso mental 2 años ocho meses mentalmente tengo 16, 17 años físicamente 19 casi 20. Por suerte me lo detectaron a tiempo, me lo detectaron a los 13-14 años de edad. Les dejo un poco de mi relato de vida. Hoy en día ando asiendo una campaña para que sepan y difundan lo que es el SA no es una enfermedad, es un síntoma, algo con lo que tenemos que vivir y luchar. Hoy les digo que gracias al apoyo de mis profesores, familias y amigos puedo salir en adelante. Yo empecé a hablar a los 4 años 8 meses y 4 días. No tenia una comunicación como la tengo hoy en día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, tienes mi apoyo para seguir difundiendo y mi blog para lo que quieras compartir.
      Un saludo y muchas gracias por compartir tu experiencia.

      Eliminar
  7. Saludos cordiales mi querida OLGUITA. Soy DANNA MENA Mi hijo le detertaron este sindrome han pasado seis meses y junto a los psicologos tratamos de integrarlo a actividades deportivas y fue un excelente comienzo desarrollo su motricida gruesa y fina en un buen nivel. El deporte que practica mi hijo de seis años es el JUDO ahora el se integra conversa, realiza la actividad ya no esta alejado gracias a Dios y a esta maravillosa disciplina. Soy de Ecuador.

    ResponderEliminar